Cómo usar tu iPad como segunda pantalla para tu Mac

Cómo usar tu iPad como segunda pantalla para tu Mac

Autor: Equipo humano de manzanajugosa.com
4.4/5 - (52 votos)

El iPad se ha convertido en uno de los dispositivos más populares en todo el mundo, y es que su versatilidad lo hace ideal para trabajar, estudiar o simplemente para entretenimiento.

Pero, ¿sabías que también puedes usar tu iPad como segunda pantalla para tu Mac?

Si quieres aumentar tu productividad y sacar el máximo provecho a tus dispositivos de Apple, en este artículo te enseñamos cómo hacerlo.

Requisitos para usar tu iPad como segunda pantalla para tu Mac

Para poder utilizar tu iPad como segunda pantalla para tu Mac, necesitas tener ambos dispositivos conectados a la misma red Wi-Fi y asegurarte de que estén actualizados a la última versión de su sistema operativo.

Además, debes contar con la aplicación Sidecar en tu Mac, que te permitirá conectar tu iPad de manera inalámbrica y sin necesidad de cables.

Cómo conectar tu iPad a tu Mac como segunda pantalla

Una vez que tengas todo lo necesario, sigue estos sencillos pasos para conectar tu iPad a tu Mac como segunda pantalla:

  1. Abre la aplicación Sidecar en tu Mac. La encontrarás en la barra de menú, en la esquina superior derecha de tu pantalla.
  2. Haz clic en "Preferencias de Sidecar" y asegúrate de que tu iPad esté seleccionado como dispositivo.
  3. Si quieres utilizar tu iPad como pantalla extendida, selecciona la opción "Usar como pantalla extendida". Si prefieres duplicar la pantalla de tu Mac en tu iPad, selecciona la opción "Duplicar pantalla".
  4. Una vez que hayas seleccionado la opción que prefieras, tu iPad se conectará automáticamente a tu Mac y podrás empezar a utilizarlo como segunda pantalla.

Ventajas de utilizar tu iPad como segunda pantalla para tu Mac

Usar tu iPad como segunda pantalla para tu Mac tiene muchas ventajas, entre ellas:

  1. Aumento de la productividad: al tener dos pantallas, podrás trabajar en diferentes tareas al mismo tiempo y ser más eficiente.
  2. Mayor comodidad: podrás trabajar desde donde quieras, sin necesidad de estar siempre frente a tu Mac.
  3. Mejora del rendimiento: al utilizar tu iPad como segunda pantalla, reduces la carga de trabajo de tu Mac y aumentas su rendimiento.
  4. Ahorro de espacio: al no necesitar una segunda pantalla física, ahorras espacio en tu escritorio y reduces el desorden.

Conclusión

Usar tu iPad como segunda pantalla para tu Mac es una excelente manera de aumentar tu productividad y sacar el máximo provecho a tus dispositivos de Apple.

Además, es muy fácil de configurar y no requiere de cables ni de ninguna otra inversión adicional.

Si aún no lo has probado, ¡anímate a hacerlo y verás cómo cambia tu manera de trabajar!

« Artículo anterior
Siguiente artículo »
Ir al Blog

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fin del artículo
👉 Novedades de última hora!